Las Afinidades Electivas inicia en Argentina en el año 2006 creada por Alejandro Méndez. Es una antología en crecimiento exponencial siendo replicada en varios países de nuestro continente y en Europa. Difunde la poesía viva en forma libre y sin discriminación. Si quieres participar, es muy fácil; al ser mencionad@ por un@ poeta, envía a: mendia.gladys@gmail.com lo siguiente: una foto (máx. 50 KB); 5 poemas (indicando título y referencias editoriales, en el caso de tenerlas); una breve reseña personal y una lista de 5 poetas viv@s (incluyendo sus emails) con los que sientas la misma vibra.

lunes, 25 de noviembre de 2013

LUIS MANUEL PIMENTEL (Barquisimeto, 1979)



Luis Manuel Pimentel (Barquisimeto, 1979). Magíster en Literatura Iberoamericana (ULA – Mérida). Profesor de Semiótica en las Artes (Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado- Barquisimeto). Ganador de la I Bienal de Nacional de Literatura Rafael Zárraga (2011), con el libro Esquina de la Mesa Hechizada. Tiene un poemario: Figuras Cromañonas (2008). Ha publicado en varias antologías: 70 poetas venezolanos, en solidaridad con Palestina, Irak y Líbano (2006), Amanecieron de bala (2007), Doce orugas al viento (2008), Arquitectura de la Palabra (2008), entre otras.

Nombra a:

Hermes Vargas
Manuel “Pachi” González
Luis Enrique Belmonte
Karelyn Buenaño
Floriman Bello




El planeta de los poetas

                                      Al Conde Blu

En el planeta de los poetas vivimos todos
a veces cable a tierra
a veces más arriba de la nube 370.
Cerca de una casa anaranjada, donde los ciclos matinales duran 17 horas
las curvas son rectas entre el pastizal amargo y las noches azules.

En el plantea de los poetas navegamos sobre las mesas
luego de un olor a fiesta vamos soñando
con las calles y montañas recibiendo pasos sigilosos y en el firmamento
hay un color cobre que va arreando los rebaños,
de tras del avestruz está la flora que brota
mientras los dedos van esculpiendo las carnes.

En el planeta de los poetas las oraciones son materia
y los vasos regados por las casas,
también hay rinocerontes atrapados por la luz
y una mata de guayaba orinada.

En el planeta de los poetas anduvimos sonriendo,
confabulando con los crepúsculos y amaneceres sobre la expansión.
Tras el silencio del sereno, fluyen en el ojo de agua matices silvestres
y el quejido de algún cachorro tocándote a la puerta pidiendo paz;
y afuera hay un león que te persigue
y la leona olfateándote hasta la médula espinal. 

En el calendario; el roce de la brisa borrando las huellas
y entre las clases compartiendo comidas aderezadas con cayenas.

En este planeta estamos tocados por la poesía
que silbando va llamando
al despertar.



Magos en la cocina
A William Osuna

Soñé con ellos,
entre botellas de whisky y tragos que subían y bajaban
al compás de unos violines que rasguñaban la inmensidad.
Compartíamos en un salón donde el día no era de día,
sino que habíamos pasado varias noches bebiendo
y jugando al que pensara más rápido.

Un poeta santificado por el pecado literario
apareció en el despojado espacio
y quiso seguir nuestro ritmo, que hacía rato, se había convertido
en un barril sin fondo.
Estábamos en una cocina y esta vez
picábamos unos pastelitos con picante trujillano,
y de nuevo otro trago para volver al viaje.

El alcohol como cohete al cerebro, pero de un despegar despacio
cada segundo se convertía en una pintura con quintas dimensiones,
el poeta seguía entre nosotros y nosotros con él
en una conversación donde lo alabábamos por su ingenio callejero
sobre unos versos que componía con tal majestuosidad
con los que fue capaz de convertir un río en una galería de nostalgia.

Seguíamos libando y mi padre entrando en la ebriedad
empezó a jugar con nuestras mentes
y emprendió adivinar sobre el presente yel futuro.
Primero le hizo una cartografía existencial a mi primo-padrino,
luego vino a mi,
contando y reverenciando las sublimes formas de la creación

/sin duda había conexión de su Ser con un ente Supremo/

seguía eternamente endulzando la vida y tocando lo duro de ella,
cada uno de nosotros estaba sentado en unas sillas blancas de plástico.

Mi padre se paró y fue con sus manos medio tembleques
a donde estaba sentado el poeta
y empezó a mirar su futuro en cada pausado paso,
junto al ritmo armoniosos de sus pensamientos
fijó su mirada en la  frente
e intentando agarrarle su mano para leérsela,

el poeta de súbito subió la voz
y  en tono de defensa,  le dijo:
deja la vaina así, 
deja la vaina.



Reflejo de Araguaney

Las hojas por encima de tus cabellos,
quenacieron de un espejismo pictórico
/capullos  en una mixtura de ilusiones/
mientras reconocíamos el intenso amarillo.

Recogimos las flores que caían de tu cabeza
y los pájaros del sueño las picoteaban
sacudiendo la pólvora de los instintos.

Necesitábamos creer en el fuego
atravesando el corazón del círculo
y el forajido árbol casi apunto de estallar
detanta luz.

De nuevo sonreías cuando llovían las flores
y danzabas girando hacia la izquierda como en un invocación sufí
atrapando los sueños de los sueños de un sueño
y en tus senos dos flores de pétalos hilachosos.

Adormecidos en una tarde silente
con el trinar de las aves que gustan vivir en las bocas de los volcanes
te sentías animada con tus araguaneyes de fondo,
con una fortaleza de otras vidas
reflejadas en lagunas cristalinas.



Detrás de la ventana

A esta hora todo pasa lento,
oscuridad total en la habitación,
puedo escuchar cómo pasan los carros por Av. Libertador;
mientras los pájaros están cepillándose
los picos para salir de sus casas,

ya el olor del alba entra por estas rendijas. 

Pasa por mi cabeza un escarabajo caminándome por encima
ya algunos cangrejos estuvieron por aquí  temprano y dejaron su mensaje
desde aquí piloteo esta  embarcación de tentáculos ardientes,
hace calor y desapareces,mi Dulcinea con poca ropa.

Abajo los muchachos que todos los viernes beben están bebiendo
escuchan una salsa que presumo sale de algún radio improvisado,
siempre suben antes que los espante el color de la mañana.

Ya no puedo seguir con los ojos pegadosa este sueño
detrás de esta ventana todos los amores del mundo ronronean,
y alguien cobrará  mañana nomás salga el sol
alguna apuesta.



Sapiens sapiens

Sonrisas entre los naranjos     
sol, brisa y comida entre el mango y el semeruco
sobriedad astringente entre las nuevas comiquitas
sobanderos entre las cuevas del apamate
satélites entre la basura espacial
sartenes volando por los baños
sortilegios de arcoíris entre los escalones del edificio
subterfugios entre las ranuras de los picos
sátiros corriendo por los matorrales
sueños perdidos entre los hospitales
sonidos graves en los pocillos
serenatas acuáticas de los ríos
sones perdidos en las presas de pollo
señales de tránsito con caballos ciegos
seretones hablando de sirenas lujuriosas
serpientes aliñando un pájaro entre las piedras
sonetos entre sonetos
sociedad utópica en mensajes de textos
silbidos silenciosos entre camioneros
sobretechos mojados de láminas de zinc
sancochos con agua de mar entre los ríos
suero entre arepas de maíz
sirvientes esclavos entre los déspotas
soldados mutilados del rococó
sensaciones terrícolas en las galaxias
sobriedad marcada con enfermedades ligeras
suaves roces de manos entre las jaulas abiertas
severos besos en las azoteas
suculentas sopas por los mercados
sismos ferreteros entre pinturas de nitrógeno
salas de esperas entre murciélagos venenosos
señoras sin sexo en burdeles con olor a anís
soledades desgastadas en una feria patronal
silueta de mujer con traje de baño anaranjado
sorpresas de asesinos entre taxis y robos
soliloquios con reclamos de justicia
sustanciavallenata entre las letras de lo que fue
sustratos entre las sumas
sarcasmos alegres entre amistades
soplidos del corazón en los parques de chocolate
series televisivas entre adictos al control
servilletas mojadas entre emperadores estudiantiles
sistema global entre realidades regionales
sospecho que estás cerca llenade  frutos y algas
suburbio colonial entre los católicos recalcitrantes
siderales pensamientos con los helechos prehistóricos
suerte de gala entre flores silvestres
sudor gozado con aceite de ajonjolí




No hay comentarios:

Publicar un comentario