Las Afinidades Electivas inicia en Argentina en el año 2006 creada por Alejandro Méndez. Es una antología en crecimiento exponencial siendo replicada en varios países de nuestro continente y en Europa. Difunde la poesía viva en forma libre y sin discriminación. Si quieres participar, es muy fácil; al ser mencionad@ por un@ poeta, envía a: mendia.gladys@gmail.com lo siguiente: una foto (máx. 50 KB); 5 poemas (indicando título y referencias editoriales, en el caso de tenerlas); una breve reseña personal y una lista de 5 poetas viv@s (incluyendo sus emails) con los que sientas la misma vibra.

viernes, 14 de junio de 2013

DANIEL ARELLA (Caracas, 1988)


Daniel Arella (Caracas, 1988). Escritor, poeta y guionista. Tesista de la carrera de Letras, mención Lengua y literatura hispanoamericana y venezolana de la Universidad de los Andes. Dirigió el  programa radial El tufo del bardo (Ecos 93.9FM) en el 2008, dedicado a la antipsiquiatría, la literatura y el jazz. Ganó el Premio DAES de literatura en la modalidad cuento (ULA), 2009. Publicó, junto con otros jóvenes escritores, la novela colectiva policial free-jazz Una balacera abolirá el azar, Editorial el perro y la rana, 2010. Publicó su primer poemario Al fondo de la transparencia en el 2012.

Los siguientes dos poemas seleccionados pertenecen a mi
poemario más reciente:

Molly,
Dudu, Suleika, Phyllis,
 Gipsy, Yvonne, Jenny,
 Hidalla

(Elegí a dos chicas para esta ocasión, o dos poemas, bueno, es lo mismo, son buenas muchachas después de todo).

Daniel Arella.

Nombra a:
Daniela Nazareth Romero
Jesús Amalio 

LugoLiwin Acosta
Cristina Gutiérrez
Sara Enmanuel Villoria


PHILLYS

Así, en el mar guardabas tus poderes
elevando la canción que te inició en el astro de tu sangre
yo sé que volverás pintada de besos por los dioses 
a deambular en mi cuerpo los pájaros nacidos de tu ausencia
yo que te he esperado en la llaga del silencio
volverás agraciada por tu nombre tu voz doblada en mi infancia
damita inmolada en la oscuridad que me bautiza
en el día superior en que la playa es un cristal en tu vientre
devuélveme la canción primera de octubre
llevo a tu padre en mis huesos lo esconderé detrás de las algas
donde nace el sol de tu inicio
viajaré a Holanda el 2 de julio
te daré mi libro de poesía para que lo uses de almohada
yo sé que tus sueños se columpian en el precipicio de la música
yo que te quiero más que a mi vida elevada sobre mis pasos en un aluvión de ánimas amanecidas
Phillys dime tu apellido en un murmullo enterrado en mis huesos
enterrado en mi sangre 
yo sé que los colores son la carne de tus ojos entregados a la blancura de los aires
allí reposa tu ombligo de semilla hacia las nubes
allí descansa el relámpago de mi vientre aplazado de cielo en la penumbra de un beso tuyo 
entrega inmarcesible del dios-sangre
pido tu augurio en la carne vespertina 
yo que te amé con la soga al cuello y vislumbré tu beso pendido de un hilo en el ala de una libélula
la enloquecida amante que penetra en el cielo 
a la velocidad de la luz
luz erecta de tus desastres te bendigo en el ombligo oscuro de la tierra
en donde nací para verte un segundo antes de mi muerte
en que aruñé la vida de plomo cansado de despertar tus orígenes
soñé con que estabas dormida sobre mi pecho y escuchaba el mantra de tus sueños interrumpir mi vida alineada con tu estrella
que dormita el hielo de la nebulosa amaestrada por la frente de los ángeles
te llevaré a bailar fuera del tiempo mientras tu cuerpo rueda en silencio
todo no se ha ido falta tu vida
embalsamada en mi corazón cortado por la luz de tu vientre
quiero despertar en el inicio de tu infancia
y ahogarme en la fuente que te durmió en el abrazo posterior a la brisa
los árboles aúllan con tu voz esculpida en las nubes
yo me enterraré en su blancura y renaceré en tus labios
donde duerme la espuma cansada del mar
mi cangrejo es tu augurio hundido en la espesura del silencio
yo te he amado en el filamento de la lluvia
te he imaginado viviendo conmigo en una casa de bareque
en la Azulita el sexto chacra del mundo
allí construiremos un set de grabación para que se cumpla la profecía de tus destinos
tendremos dos hijos
uno de llamará Andrés y la más pequeña Amalia
y serán lindos como tu nombre como tu nombre
que descansa bostezando burbujas en mi boca agrietada por la luz del mediodía
tu canción atesora mi espacio cargado por el oráculo de tu risa
imantada hermana te dedico todos mis poemas toda mi saliva
es para tu incendio que repose en el bosque de las luciérnagas que se incendie la luz de tus piernas en mi corazón anochecido por tus símbolos
cuando bese tu vulva sabrás que tienes que vivir conmigo en el precipicio de la locura yo si soy un buen demente un girasol rojo crece de mi oído para escuchar al viento maldecir los pasos del sol sobre tus hombros 
desnudos de playa abjurada
te dedico mi voz nacida del magnetismo del silencio hacia la espuma de tu origen
cuando te bese el centro de tu corazón tu vulva trepará por mi espalda y me robará el ánima que me acontece en el bosque
un despertar de alumbrada canción en el que la lluvia se desnuda
delante de los dioses y el placer son tus ojos en mi boca
tu vulva en mi boca tus pies en mi boca tus senos en mi boca tus palabras en mi boca tu deseo de cielo íntimo en mi boca
tu boca en mi boca para nacer el silencio en nuestro espacio destinado para la epifanía
no sabes cuánto te amo si supieras
yo que soy tu fantasma y no me había dado cuenta
soy tu fantasma para traslucir tus órganos ante la luz de la luna
y cuando la marea suba nos elevaremos sobre el mar como dos pelícanos
adictos por la aurora escaparemos hacia el silencio de la luz
para bendecir el espasmo que nace en tu pecho 
y esconderás el mar en la cabeza de tu padre pesebre de todos tus amuletos
¿y si morimos en el mar, Phillys, con nuestros cuerpos despedazados por las rocas y amenazados por la profundidad imposible? 
Mentiría si te dijera que me aproximo al ser que cambia en tu vientre un espejado silencio entregado a la fatalidad de mi origen
mis antepasados en tu piel te murmuran mi secreto 
es tuyo
recuerda que Amalia y Andrés serás nuestra música hinchando las montañas de nuestros nombres
la Azulita será nuestro hogar fumaremos marihuana mientras hacemos el amor con el humo de la luna ofrecido a nuestra paz de jardín oculto
Phillys, este poema es el final de mi mal, que como dijo Ramos Sucre es un bien menor,
pero el bien son nuestros sexos enlazados en la selva despertando a las raíces de su embrujo
en su acontecer de magia conjuro a la lluvia para que nos lave el silencio empozado en nuestra sangre
¿y si los colores se adueñan de nuestra presencia plagiando lo invisible de mi animal por ti?
Tal vez escriba mala poesía pero entre tanto comienzo por soñar tu risa
ese es el inicio de un gran poema tu risa despeñada en las nubes canción de nuestro primer beso
en donde Julio Jiménez le mama el culo al sol mientras nosotros nos besamos hasta desaparecernos con la primera luz de su semen
elevada sobre el aire de las rosas sobre el aire de las cosas hipnóticas que me desmadran
y yo te amo tanto Phillys, recuerda, te visitaré en Holanda el 2 de julio te besaré hasta desvanecer tus poderes en mi boca
hasta inventar los mantras del mar de tu padre oculto en un naufragio bendecido por la espuma de los dioses
esto no es un poema esto es un mar reventado en tu boca reventado en tus piernas
roto en tu clítoris futuro de mi mar despedazado de mi lago empobrecido en la ciénaga vislumbrada en tus sueños
y la noche acaece la mar y es una corona las estrellas sobre tu cuerpo imantado de brújula marítima
¿por qué no vamos al mar y despertamos a los corales en nuestros corazones atentos a su sangre de aroma nupcial?
todos los poetas que has leído desaparecen en este poema más inmenso que el mar
más inmenso que toda la poesía que brota de la espuma y de una flor nacida de tu angustia
tu tristeza me la duelo en mi abrazo y yo sé que estaremos juntos
y si la mar borra nuestros pasos el nado será el sitio de honor
hacia la isla de nuestros hijos te quiero madre te quiero puta
bella armonía que desvelas los minerales de mi presencia
lo invisible por ti se revuelva en la tierra del fuego
en la tierra del ámbar tu ombligo es mi puerta
tu amada madre mi ventana
hagamos una casa con las paredes de viento y el techo de cielo
allí nacerá mi nacimiento en tu muerte mujer de mis despojos
podría escribir toda la noche hasta que reviente el diccionario en tus pestañas 
vibrátiles para el sueño el surrealismo es el amor que duerme en tu vientre
tu piel es mi abrigo y el frío es dolor para perder los días amando tu insomnio
las canciones que dormitan en tu abismo me esculpen en el borde del silencio
y tú, acuosa, penetras mi piel y duermes en mi corazón bostezando las estrellas de mi origen
con este poema me caso contigo
viviremos en la montaña como dos eremitas follando en la eternidad
mi ternura por ti no sólo es despiadada es verídica como la luna hundiéndose en tus senos
como una piedra en el agua
y tú eres el agua, Phillys, tu eres la gota que resbala por mi frente
cuando miro las nubes y veo las figuras de tus sombras
imaginación magnética de tus atardecer por los días
y si esto es mala poesía es el dolor  mayor
en el camino desflorado de tus imanes
los que se repiten cansados de sostener tu belleza en mis ojos
mis ojos extáticos por tu hambre
mis ojos alternos volados de maravillas por tu amor
te quiero porque eres cáncer habitante de la casa de la luna
porque eres hija de mi sangre madre de mi carne
padre de mis huesos mar que devoras la canción pronunciada antes de morir
antes de morir
tú ya estabas para mí muerta entre las flores
viva para acabar en tu boca toda mi música
toda mi letra en tu boca toda mi sangre en tu silencio de puerta anochecida
y si mi erección es un castillo vivirás allí con todos nuestros hijos
cantando las canciones que los árboles nos enseñaron  el primer día. 





GYPSI

El pudor, la tarde comienza a palidecer en tus manos, hay tiempo, no hay tiempo, el beso, el relámpago, el cielo que cede, que es un puto, que con la poesía lo entierras, que está solo, que tú no entiendas quien soy, que tú no has visto mi corazón desnudo, y haces de tus manías una ontología del misterio, que confundes tu belleza con la crueldad, y que estoy enamorado y soy un vagabundo trascendental, que me declaro, que estoy desnudo, que no guardo sino para los mendigos, que escribo poemas porque soy dueño de todas las palabras y a todas las palabras las olvido menos a ti, que quiero escribir, que me tienes en tus manos, que mi alma tiene el color de tus uñas, que mi corazón late rebotando en tu aurora, que estoy loco por ti, que ya no creo en nadie que no se parezca a tu sonrisa, que estoy triste, que te quiero ver, que quiero beber cocuy para ver tus manos cocer mis sombras, que me entrego, que soy suicida, que no creo, sino en tus labios cuando me niegan, cuando blasfeman, cuando dices que eres fría y en cualquier momentos dejarás de sentir, y que yo siento como si el fuego fuera árbol de mi piel, yo que te amo, y estoy jodido y sé que las palabras no sirven  para nada, pero el canto tal vez en tu sueños me reconozca y te olvides de ti por primera vez, y ames, y olvides y ames y olvides y me escribas un poema como si no existieras, como si respiraras cerca de mí.


***


AUXILIADORA DEL VALLE


Mamita
santa
escucha este poema
que no es un poema
tal vez sea una carta
escucha a tu hijo que te ama
que a pesar que está
un poco loco
piensa en ti
cuando llora viendo un árbol
alumbrado por la mañana
Estoy preso
mamá
aquí me lavo mis interiores yo solo
si supieras
me cepillo los dientes
cuatro veces al día
(la cuarta es a media noche
cuando siento la boca sucia
de tanto blasfemar en lo desconocido)
Mamá si supieras
estoy más tranquilo
soy el de antes: tu niño
quiero trabajar en la editorial de Virginia
estudiar cine en la Uneart
graduarme de psicología en la UCV
y tener una familia bella
como la nuestra
A Indira ya la olvidé
la enterré en un poema oscuro
que hablaba del sol
Porque
cuando llueve
mamá
la ventana se me arruga
y los pájaros se revientan
la cabeza contra el vidrio
Y lloro, lloro mucho
mamá
si supieras
Cuando salga de aquí
iremos al Ávila
con Papá, Andrea, Carla y Drupito
y desde la cima
verás la ventana arrugadita
por la que veía
la luz morir
mientras esperaba
tu visita
mamá




No hay comentarios:

Publicar un comentario