Las Afinidades Electivas inicia en Argentina en el año 2006 creada por Alejandro Méndez. Es una antología en crecimiento exponencial siendo replicada en varios países de nuestro continente y en Europa. Difunde la poesía viva en forma libre y sin discriminación. Si quieres participar, es muy fácil; al ser mencionad@ por un@ poeta, envía a: mendia.gladys@gmail.com lo siguiente: una foto (máx. 50 KB); 5 poemas (indicando título y referencias editoriales, en el caso de tenerlas); una breve reseña personal y una lista de 5 poetas viv@s (incluyendo sus emails) con los que sientas la misma vibra.

jueves, 3 de abril de 2014

LENA YAU (Caracas, 1968)



Lena Yau (Caracas, 1968) Escritora de ficción. Especialista en el vínculo literatura/gastronomía. Periodista. Investigadora.
Licenciada en Letras (UCAB) Master en Comunicación Social (UCAB) y culminó las asignaturas de un Doctorado en Filología Hispánica (Universidad Autónoma de Madrid). Asesora literaria de El sabor de la eñe, publicación del Instituto Cervantes. Colabora con artículos de opinión en la prensa de USA y de Latinoamérica y con revistas  como El Rapto de Europa y Otro Lunes. 
Ha dictado conferencias sobre literatura digital y sobre literatura  y gastronomía en las sedes del Instituto Cervantes en Pekín, Shanghai, Beirut, Utrecht, Palermo y Madrid. Es autora del blog Mil Orillas y de la novela Hormigas en la lengua que será publicada este año por Sudaquia. Autora de dos poemarios de próxima edición: Del Hambre y Oniria.



Nombra a: 


Adriana Bertorelli Párraga 

Yolanda Pantin  

Juan Carlos Bertorelli 

Kira Kariakin  

Keila Vall  





Del hambre



Esas piedras
que me arrojas
son el mal pan
de tu infancia.



VI
A Camilo Pino.
Las dunas se movían hacia mi plato de sopa.
Y yo que no, que no, dunas quietas, fuera de mi plato, por favor. 
Entonces dejaron de moverse y mi sopa se transformó sucesivamente en carpaccio, albóndigas de anchoas, bocartes vivos que sacudían las aletas. 
Abrí la ventana: las dunas eran olas. 
Los bocartes saltaron. 
Hambre, pensé. 
Desperté.



VIII

El ansia sumó letras
El deseo infló las sábanas
El vacío se despeñó del lienzo.

(La bestia respira fuerte sobre tu nuca).

Antes del verbo
y de la carne
fue el hambre.



Nested

Hilos dulces van de tu lengua a la mía.
Me alimentas como a un ave.
Yo abro los ojos y la boca al mismo tiempo.
Sin pensar.
Ávida y dócil
me esponjo y me comprimo a la vez.
Somos un nido allende los sueños.



Parhelia

Despertar de los ojos de la niña muerte,
del pez que intento devolver al estanque
con las varillas de un abanico isabelino
que antes estuvo en Aranjuez,
despertar de sus trozos destrozos de cristal gelatina,
blancos irisados pútridos,
de la sauna pública, de una vitrina sucia y de la náusea,
del baile de gogós submarinistas,
de un subterráneo,
del inglés al español al ladino al francés,
de ladrones plurilingües,
entender sin entender
siríaco y friulano,
rogarle a Plinio El Viejo
entre lágrimas
que olvide al volcán,
huir de una nube ardiente de azúcar rosa.
Despertar de golpes de tacón en mi frente,
de cámaras fotográficas perdidas,
de agendas y plumillas recuperadas,
abrir los ojos sucesivamente,
encenderle la luz a cada pequeño horror.
Descubrir que la tachadura
rompió el papel
que llevaba mi nombre.
Prensar los párpados.
No quedan sueños.





miércoles, 2 de abril de 2014

CLAUDIA SIERICH (Caracas, 1963)

Claudia Sierich (Caracas, 1963) Intérprete de conferencia, traductora, poeta. La traficantedepalabras vive en Caracas y en Berlin. Publicaciones: Imposible de lugar, Monte Ávila Ed.2008 (Premio Autores Inéditos Monte Ávila en Poesía 2008 y Premio Municipal de Literatura Caracas Mención honorífica en poesía 2010);dicha la dádiva, Ed. Equinoccio, 2011.-Con , lenguas en poesía ha creado un formato inédito en Venezuela al que invita regularmente importantes poetas y artistas venezolanos que con un marcado trasfondo cultural adicional, traducen a poetas del siglo XX y XXI de su preferencia, muchas veces desconocidos en lengua española. Los textos son leídos en los idiomas implicados, en concierto de lenguas.-La traficantedepalabras busca publicar su más reciente libro: un ensayo poético-filosófico sobre el regocijo de la lengua, el tiempo y la traducción (100 pp.)

Nombra a:

Gina Saraceni; 
Gabriela Kizer; 
Eleonora Requena; 
Corina Michelena;
Lena Yau; 
Erica Reginato.






ahora que suele ser casi mañana en silencio

viene el desastre
y yo aquí
mansa
(Imposible de lugar, Monte Ávila Editores, Caracas 2008)



. . . . . . . .






Las bellas palabras extranjeras
son como oasis, como escalas.

Julio Cortázar en Rayuela


Un beso que yo mundo 

es como mundar, o amundarse
: el sustantivo averba y es que se piensa
un mundo de beso. Besar amundando
es saborear y quien atravesó alemán
sabe que Mund es boca y munden gustar
, gustar mucho, bocadillo. Por las bocas, ónfalo
: hablar, sexear, cielos, y paladear.

[Trozo encontrado del exhuberante tratado
sobre el  (o será ¿lo?) sentido de las cosas.]


de: dicha la dádiva, Ed. Equinoccio, 2011







Tesoro

A veces pienso en ganar altura
Antonio Porchia

Pero algo me dice que no será tan fácil
Luis Enrique Belmonte

Sabrás que perdí
un sorbo o dos
del cántaro goliardo
una colección alegre
macundales de fiesta    otra
erizos salpicados
tenazas salpicadas
por río de agua
y de una vez turmalina
el enjundioso adiós.


Extraviado
el ondulante
y largo bosque de la abuela
bajo el bosque de Odín
y el curucutú de los gestos
de mi madre. La llave
con su cerrojo ¡zafiro!
mil veces sin perderla    la cuenta
de despedidas y llegadas de travieso.


Desperdigada
la cordura adquirida    no sé
cómo perdidos en lo hondo
mis pájaros citrinos
y el fractal de tu nombre.
Orondo dios acurrucado
y el lugar en que llora
dónde andarán
o el montón, el montón de palabras.




Que hubo de los asuntos
que no sé que he perdido
y no son perdidos               aun
hizo calima de una tarde
la guitarra en caldereta
y sin fin con álgebra.
Todavía tengo un dije
y una larga y silenciosa noche
creo.


                                         dedos amanecidos.
                   lámpara a ciegas
Papel arrugado 


Hay un arte en bien perder las cosas
como para ser un gran perdedor
(no con la tecla de la película del lado oscuro del corazón)
ya saber perderlas
con disciplina    dejar sabrás
se fuguen y te deslicen
al descampado
que las cosas andariegas
me han arrumado

de tal forma inconcebible

es grande mi tesoro
como dime
qué has perdido
y te diré quién eres
chirulí.

(de: Imposible de lugar, Monte Ávila Editores, Caracas 2008)









Lista algo pavo(ro)sa   o  cosas que todos saben

Pasé (otra vez) por un lugar que dice “salón de eventos”.
Para eso te vas directo al Hades, me dijo algo.
(Ya sé dónde.)
También tienes que saber llenar
formularios de ingreso al país,
hacer la cruz justo donde en el sitio, no allende, en la pregunta:
¿está Ud. en su sano juicio?, por ej.
El poema no debería llamarse pavoso
sino serlo, pero, pienso (¿no?), en el caso particular
al tener este título, ya lo es, vamos bien.
Los animadores de oficio braman los domingos la matina
prometiendo a estruendos.
Baila un niño ahogado
sobre la orilla del pool,
los aeróbicos acuáticos pegando saltitos
burbujeantes también creen que van bien.
Qué decir de los sonidistas, amplifican el corazón silente
de la música, para que no se oiga,
se escuche nada, dígame un matrimonio transmitido por la tele.
No es el diente que se cae (y entonces es seguro, muere alguien),
no el gato que cruza calle (negro, de izquierda a derecha).
Hay otros.
“Todo incluido”, por ej.
Puerto seguro de cúmulo de desgracias voluntariamente adquiridas.
Hay señales que dicen “prohibido tomar sol” (lo vi),
a la orilla del estanque un día lluvioso o asoleado.
Si al menos dijera no tomar el sol,
previniendo cualquier robo por el estilo.
A mi no me pasa eso, respondió un señor
al enterarse del deceso de un amigo.
Aconsejan tomes rivotril, cuando algo sucede,
cuando te enteras que estás viva y mueves y mueres.

Y qué más, piragüita, piragüita azul … qué otras cosas.
Tú que te alojaste por nunca jamás en un sitiecito ya no memoria
flotante de nervaduras, aliento estremecido, un nada de algo,
lugar común que confluye las buenas
y conjura los monstruos.


(de: Imposible de lugar, Monte Ávila Editores, Caracas 2008)








A la noche de nuevo soñé sin mensura.

Me sumergía en el mar firmamento.

La luz. Una ola me capturó y alzó.



Inmensa arremolinada en espiral

lenta y poderosa

con peligro y sin temor

: volver a inclinarme

sobre la superficie índigo.

Qué decir, el movimiento, los colores.


de: dicha la dádiva, Ed. Equinoccio, 2011







miércoles, 11 de diciembre de 2013

ALEJANDRO SEBASTIANI VERLEZZA (Caracas, 1982)



ALEJANDRO SEBASTIANI VERLEZZA. Licenciado en Comunicación Social (Universidad Santa María, 2005) y Letras (Universidad Central de Venezuela, 2013). Cursa el diplomado en Estudios Liberales en la Universidad del Valle San Francisco. Participó en la IV edición de la Semana de la Narrativa Urbana, así como también en los proyectos expositivos Ciudad volátil: arquitecturas transitivas de la vanguardia caraqueña (La Caja, 2011), Confluencias (Caracas, Galería Universitaria, 2012), Reflejos vagabundos (El Buscón, 2013) y Caracas horizontal (2013). Ha publicado una plaquette –Posdatas, El pez soluble, 2011) y Derivas (Bid&co, 2013). Ha facilitado talleres literarios en la ONG Corriente Alterna, Librería Kalathos,Centro Cultural Chacao, Artkao, la Universidad Simón Bolívar y el ICREA.


Nombra a:

Graciela Yáñez Vicentini

Franklin Hurtado

Erika Reginato

Maga Rosas

Leonardo Melero



For george

había una vez
un pájaro
que cruzaba
la exacta afinación
                        de mis sentidos
decía alguna vez
ella se movía
alguna vez cambié una esposa por mi guitarra
pero eso ya no importa

porque yo me movía con el desdén de los viajeros
sin conocer puerto o destino
apenas flotaba
sin saberlo
en eso que quise llamar material world

pero cuando conocí al maharishi en la india
todo cambió
había llegado de otro viaje
exhausto y un poco amargado
pero el viejo
por mi sola llegada
me ofrendó un lsd de su propio jardín
y las piernas de su hija

una noche
en berlín
me habían metido preso con paul
por caerme a coñazos en un bar
esa noche soñé con blue jay way
pero solo años más tarde la mano me dijo
anda tócala sé la foca

allá en el material world
yo estaría cumpliendo 69 años
a veces escucho que me escuchan
porque suena en mis oídos un melancólico canturreo

                                               lord
hm
my sweet my lord
i really want to see you
i really want to be with you
i really want to know you
i really want to see you
oh lord
but it takes so long

aquí no todo es tan tranquilo
a john le siguen gustando las putas
el greenpace y la mariguana por las tardes
de vez en cuando nos cruzamos
allá en nowhere land
y nos tomamos una botella de ginebra
mientras al paisaje le da por dislocarse
del cielo caen árboles
y hasta podemos ver el río
que nos separa
apenas en carne
de paul y ringo
pero aún parece pronto para que vengan
déjalos
le digo a john
después de todo
aquí no se pican tortas
ni las fechas importan tanto
ahí viene el sol hermano
yo sigo hablando con mi rickenbacker
y ella
sabia y exhausta
como las piernas de la hija del maharishi
siempre me susurra que todas las cosas deben pasar

i look at you all see the love there that's sleeping
while my guitar gently weeps
i look at the floor and i see it needs sweeping
still my guitar gently weeps.

(25/02/2012)